La resistencia de las bacterias a los antibióticos se ha convertido en un grave problema de salud pública a nivel mundial. Según estimaciones, si no se detiene la excesiva toma de antibióticos entre los pacientes de los hospitales, en 2050 la RAM (resistencia a los antimicrobianos) ocasionará más muertes que el cáncer, situándose como la segunda causa de mortalidad de todo el mundo.

Y es que las bacterias están evolucionando más rápidamente de lo esperado a la hora de hacerse cada vez más resistentes a los tratamientos con antibióticos. Una situación que en el caso de España es aún más preocupante, ya que el conocimiento que tienen los ciudadanos sobre la resistencia a los fármacos, así como sobre la propia función de esos antibióticos, es muy inferior al que se tiene en el resto de Europa: sólo el 37% de los españoles sabe que el principal objetivo de los antibióticos en los hospitales es prevenir la infección, ya que el resto piensa que sirven para matar a los virus, según el último Eurobarómetro.

Para poder frenar la RAM y que España deje de estar en el top 5 de los países europeos que más antibióticos prescribe a nivel hospitalario, se han señalado tres puntos clave esenciales: desarrollar sistemas regulatorios y de vigilancia para la toma de antibióticos, fomentar el desarrollo de otros remedios ajenos a estos productos y mejorar la formación de los profesionales sanitarios a este respecto.

Fuente: Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés).