En España sólo el 15% de los mayores de 80 años que padece una enfermedad renal crónica (ERC) sabe que tiene esa patología. Esto ocurre porque la mayoría de los pacientes que sufre ERC no es consciente de ello, debido a que esta enfermedad no suele presentar síntomas hasta que no se encuentra en un estado avanzado.

Es por ello que los médicos señalan la importancia de realizarse análisis de sangre, especialmente las personas mayores, ya que ésta es la única manera de detectar la enfermedad mucho antes de que aparezcan los primeros síntomas.

Sólo así se evitará entrar en una fase más peligrosa por el deterioro que causa esta enfermedad en el sistema renal, y que lleva a unas 56.000 personas al año en España a tener que seguir un tratamiento renal sustitutivo (diálisis).

En definitiva, a que la que la calidad de vida del paciente se vea claramente mermada, por lo que hay que hacer todo lo posible por evitar llegar a esa situación con medidas de detección preventivas.

Fuente: Congreso de la Asociación Renal Europea y Diálisis y Asociación de Trasplantes (ERA-EDTA).