Recuerdo mi asombro -y mi ironía- cuando descubrí, hace ocho años, la existencia de la “Life Extension Foundation”, una fundación americana dedicada a la investigación sobre la extensión de la vida (como su nombre indica).

Se trata de investigadores “longevistas “, o “extensionistas “, que creen que los descubrimientos sobre el rejuvenecimiento de tejidos con células madre, la reparación molecular y la sustitución de órganos (mediante trasplantes u órganos artificiales) permitirán un día a los seres humanos vivir indefinidamente y en buen estado de salud, gracias a un rejuvenecimiento completo y continuo de su cuerpo.

Para mí, estaba claro; se trataba de unos listos aprovechándose de la credulidad de los estadounidenses al límite del sectarismo, o bien de un multimillonario un poco loco financiando experimentos sobre la congelación de ancianos.

Por ello me llevó mucho tiempo y mucha lectura cambiar de opinión. Hoy tengo que admitir que hay descubrimientos MUY curiosos en el campo del “rejuvenecimiento” que pueden interesarnos a todos, incluyendo a las personas que no tienen la intención de quedarse para siempre en este mundo.

Voy a hablarle sobre una de las técnicas más prometedoras, y en el fondo sencillas, de rejuvenecimiento de las células del cuerpo. Se trata de la reactivación de la telomerasa, que es una enzima formada por un complejo proteína-ácido ribonucleico con actividad polimerasa que está presente en células de la línea germinal.

Pero antes de eso, querría hablarle acerca de la “medicina antienvejecimiento” que prolifera en los Estados Unidos.

Pocos europeos sospechan que existe una guerra generalizada que los americanos, o al menos las clases medias y altas de la población, libran contra el envejecimiento.

Entrenamientos dignos de atletas de alto nivel

Han abierto gimnasios en todos los barrios. Cualquier hotel tiene un gimnasio, equipado con docenas de aparatos, abierto 24 horas al día que es utilizado casi permanentemente por ejecutivos, madres de familia o abuelos de paso.

En todas las tiendas y máquinas expendedoras de alimentos hay comida “light” o “low-carb” (baja en carbohidratos) ávidamente consumida por la población. En los restaurantes, no se sorprenda al ver a sus compañeros de mesa sacar, antes de las comidas, bolsas con pastillas. No son medicinas, sino suplementos alimenticios con minerales, vitaminas, ácidos grasos esenciales y oligoelementos, que toman para mantener sus órganos en buen estado de salud.

Y hay que reconocer que los efectos están ahí.

En las playas de Florida y California se ven continuamente pasar grupos de jubilados de 70 a 85 años, acompañados por su entrenador.

Sin camisa, en shorts, encadenan carreras, series de flexiones, abdominales, volteretas adelante y atrás… Se lanzan balones de gimnasia que hacen girar alrededor de sí mismos para desarrollar sus reflejos, su velocidad y su masa muscular.

Esta búsqueda de la eterna juventud puede parecer excesiva. Pero todo el mundo está alterado en este momento por un descubrimiento asombroso. Algunos científicos creen que podría ayudar a rejuvenecer varios años, sin ningún esfuerzo, y hacer retroceder décadas a todas las células del cuerpo, incluyendo los ojos, el cerebro y el corazón.

Vivir varios siglos

Hay que saber lo que es un telómero para entender por qué y cómo puede, literalmente, hacer rejuvenecer las células de su cuerpo y sus órganos varios años.

Desde el momento en que rejuvenecen las células, esto significa que sus órganos (corazón, cerebro, pulmones, y también piel, ojos, tímpanos, etc.) teóricamente pueden volver a funcionar como hace décadas. Atención: escribo “teóricamente” porque el envejecimiento del ser humano no se limita al envejecimiento de las células.

Por ejemplo, las células de un tumor canceroso, que se reproducen a toda velocidad, son todas “jóvenes”, pero no por ello dejan de causar la muerte si se las deja proliferar.

Sin embargo, un experimento dirigido por el Dr. DePinho fue un éxito en el laboratorio: los médicos trataron a unos ratones para que envejecieran prematuramente. Al cabo de un mes, su fertilidad había disminuido y sufrían enfermedades relacionadas con la edad, como diabetes, osteoporosis o neurodegeneración.

El Dr. DePinho y su equipo dieron entonces a los ratones la sustancia de las que les voy a hablar, y que hace rejuvenecer. Los testículos arrugados volvieron a la normalidad y volvieron a funcionar como antes.

Otros órganos como el bazo, el hígado o el riñón, se habían restaurado. Incluso el cerebro, que se había reducido, volvió a su tamaño normal. Las células nerviosas, que producen nuevas neuronas y mantienen las células cerebrales, volvieron a funcionar.

Entonces, ¿cuál es esta sustancia milagrosa?

Se lo voy a explicar, pero para que usted entienda bien lo que es, tengo que volver a la historia de los telómeros.

Todo se juega a escala de cromosomas

Usted sabe que los cromosomas están hechos de filamentos de ADN, por lo general en forma de X. Estos filamentos están compuestos de ácidos nucleicos, llamadas “nucleótidos”, que contienen su información genética.

Sin embargo, el ADN es una sustancia que tiende a adherirse a todas partes, sobre todo al pasar cerca de otro fragmento de ADN, lo que provoca problemas en la célula, que puede degenerar y convertirse en cancerosa.

Para evitar esto, cada rama de la X de sus cromosomas tiene una tapa protectora, que a su vez está también compuesta de nucleótidos, llamada “telómero”.

Así, estos telómeros protegen su información genética en el corazón de sus cromosomas. Pero también tienen otra función importante: ayudar a que su ADN se replique con más facilidad, para permitir la división celular y, por lo tanto, el nacimiento de una nueva célula.

Cuanto más largos son los telómeros, las células están mejor protegidas contra el riesgo de cáncer y más fácilmente pueden reproducirse y así regenerar sus órganos. Es así que los científicos han enunciado la teoría de que cuanto más largos tenga usted los telómeros, seguirá siendo joven más tiempo, ya que sus órganos se renuevan correctamente.

¿Me sigue hasta aquí? Muy bien. Y ahora llegamos al problema de los telómeros (porque en esta vida siempre hay un problema).

El problema es que, con cada división celular, los telómeros pierden decenas o cientos de ácidos nucleicos. Los telómeros humanos están programados para acortarse alrededor de 100 pares de bases por división celular.

Esto significa que, según pasan los años, sus telómeros se hacen más y más cortos.

Sus células tardan cada vez más tiempo en dividirse, hasta que ya no lo hacen en absoluto. Entran “en senescencia”, un término médico para decir educadamente que están viejos y encogidos. Ahí es cuando usted se da cuenta de que sus órganos están envejeciendo.

Además, cuando los telómeros se acortan, su material genético no está tan bien protegido. Entonces aumenta el riesgo de mutaciones anárquicas en sus cromosomas, y el riesgo de cáncer.

Se observó, además, que los telómeros cortos son factores de riesgo para la arterioesclerosis, la hipertensión, las enfermedades cardiovasculares, el Alzheimer, las infecciones, la diabetes, la fibrosis, el síndrome metabólico y el cáncer.

Se analizó en 150 personas mayores de 60 años la longitud de los telómeros. Los que tenían los telómeros más cortos tenían una probabilidad ocho veces más elevada de morir a causa de enfermedades infecciosas y tres veces más de tener un ataque al corazón. ¿Por qué? Porque las células inmunitarias no se replicarían con la rapidez suficiente como para luchar con eficacia contra las infecciones.

Las células se vuelven inmortales

La Dra. Andrea Bodnar, de la compañía californiana Geron Corporation, demostró de forma espectacular esta teoría del envejecimiento celular por el desgaste de los telómeros en enero de 1998.

Se introdujo una sustancia que alarga los telómeros en células del prepucio, células vasculares y células de la retina. Mientras que estas células suelen morir después de un número definido de divisiones, las células tratadas fueron cultivadas durante un año, manteniendo todas las propiedades que tenían el primer día. En otras palabras: el envejecimiento celular había sido detenido. Las células se habían convertido en inmortales. Sí, he escrito bien: IN-MOR-TA-LES.

Estos resultados desataron una ola de entusiasmo entre los investigadores de todo el mundo, e hicieron decir al profesor de medicina Michael Fossel, de la Universidad de Michigan (EE.UU.) estas palabras sorprendentes en una conferencia sobre longevidad en 2005:

“Los investigadores ya han rejuvenecido las células de la piel en el laboratorio y podemos invertir todo el proceso de envejecimiento del ser humano.”

“Lo que hacemos es reprogramar las células para obligarlas a hacer lo que hacían cuando eran jóvenes.”

“Si cambiamos el tiempo del reloj interno rebobinando nuestros telómeros, no sabemos entonces cuál será el límite. Personalmente, yo diría que probablemente sería unos siglos, pero en realidad no lo sé.”

Hay muchos productos que estimulan la producción de “telomerasa”, la enzima que favorece la elongación o estiramiento de los telómeros.

El descubrimiento de la telomerasa fue tal revolución que le valió a Elizabeth Blackburn y a Carol Greider el Premio Nobel de Medicina en 2009.

Hoy en día, muchas empresas privadas comercializan suplementos nutricionales que favorecen la reactivación de la telomerasa.

Por razones legales, está prohibido que cite los productos exactos, ya que puedo ser acusado de hacer publicidad, e incluso de “práctica ilegal de la medicina” o de la farmacia.

Pero ya he dicho lo esencial: “reactivación de la telomerasa”. Ésta es una de las pistas más apasionantes de la investigación actual para retrasar o incluso invertir, con un producto totalmente natural, la reducción de los telómeros.

 

**********************

Fuentes:

DePinho R. A. et al. ,Telomerase activation reverses tissue degeneration in aged telomere-deficient mice. Nature 469, 102-106, January 2010. Published online 28 November 2010. 8.

Bodnar A. G. et al. Extension of life span by introduction of telomerase into normal human cells. Science 1998 ; 279 : 349-52. 7.

Harley Calvin B. et al., A natural product telomerase activator as part of a health maintenance program. Rejuvenation Research. Online ahead of print: September 7, 2010. Doi: 10.1089/rej.2010.1085. 9.

Jiao Y. et al., Influence of flavonoid of Astragalus membranaceus’ system and leaves on the function of cell mediated immunity in mice, Zhongguo Zhong Xi Yi Jie He Za Zhi, 1999, 19:356-358.