Si usted sufre rojeces en su piel, quizá a veces se avergüence de ellas.

Estamos hablando de eccema, cuperosis o psoriasis, por ejemplo, aunque también de eritrosis, eritemas o dermatitis seborreica, entre otros ejemplos en los que la piel se altera.

Por lo general son manifestaciones benignas que no ponen en riesgo su salud, pero ¿por qué no reconocer que en algunos casos hacen sentir realmente incómodo e incluso dificultan la vida social?

¡Ya es hora de dejar de esconderse! La mayoría de los médicos en estos casos tiran de receta y mandan a sus pacientes a la farmacia a medicarse. Y la mejoría no siempre llega. Afortunadamente hay facultativos que miran más allá, y saben que hay plantas medicinales capaces de proporcionar una ayuda eficaz y completamente natural.

El Dr. Franck Gigon es médico, micronutricionista y fitoterapeuta. Apasionado desde muy joven por el impacto del mundo vegetal en nuestra salud, hoy las plantas medicinales forman parte de los recursos curativos que contribuye a difundir entre los futuros médicos en la universidad y otros profesionales de la salud que se forman con él.

Hoy es usted quien va a beneficiarse de todo lo que las plantas pueden hacer para solucionar estos problemas que producen enrojecimiento cutáneo. Porque en un completo artículo que encontrará en el nuevo número de Plantas & Bienestar el Dr. Gigon explica por qué la piel sufre enrojecimientos y por qué las plantas son uno de los mejores remedios que existen para tratarlos.

Aunque generalmente se trata de problemas menores de salud, son algo muy común que pueden acabar minando la autoestima de quien los sufre. Y, sin embargo, contra ellos existen 11 plantas muy eficaces que debe conocer, porque le van a ayudar muchísimo.

Entre ellas, destacan:

  • La raíz de rodiola es una de las mejores plantas adaptógenas, por lo que es muy eficaz cuando los problemas de piel tienen relación con el estrés.
  • Si el enrojecimiento de su piel tiene su origen en la menopausia, la salvia y el cohosh negro son la solución (será una u otra planta en función de si existen o no antecedentes personales o familiares de cáncer de mama).
  • Cuando la piel presenta granitos rojos más o menos purulentos se habla de rosácea o de acné rosáceo. Pues bien, el Dr. Gigon va a darle una receta especial que se prepara con los aceites esenciales de siempreviva, árbol de té y otras plantas que realmente funciona.
  • Las hojas de gingko son otra fantástica solución para las rojeces, y además es sencillísimo conseguir que desplieguen toda su eficacia.
  • ¿Tiene eccema o dermatitis atópica? En este caso sus plantas serán el rábano negro y el diente de león.

En unos casos lo más indicado es utilizar la planta en aceite esencial, en otros en forma de complemento nutricional, en otros como ampolla bebible y en otros como tintura madre, por citar algunos ejemplos.

Cada planta guarda en su interior grandes beneficios y sólo los que conocen sus secretos son capaces de extraerlos de ellas.

Y si piensa que un artículo tan completo puede resultarle demasiado complejo, no se preocupe. El Dr. Gigon explica con muchísima pedagogía los mecanismos que se esconden tras los efectos beneficiosos de cada una de estas plantas y cómo utilizarlas en cada caso. Además, un completo cuadro final a modo de resumen, muy claro y sintético, condensa toda la información que necesita sobre las propiedades y los efectos de las 11 plantas de mayor utilidad para combatir naturalmente el enrojecimiento de la piel.

Eso le permitirá encontrar, con sólo un golpe de vista, toda la información importante que pueda hacerle falta; desde las indicaciones y la posología hasta las observaciones y precauciones que deberá tener en cuenta a la hora de utilizar una determinada planta (por ejemplo, plantas de las que es mejor prescindir en las últimas horas del día, las que no se deben tomar si está siguiendo un tratamiento con anticoagulantes o aquellas que sí o sí deben ser de cultivo orgánico).

No haga caso a quienes piensan que los problemas de la piel, al no comprometer la salud, son sólo un problema estético al que no hay que dar importancia. Y tampoco se rinda ante medicamentos químicos, plagados de efectos secundarios y la mayoría de las veces inútiles.

No espere más para reservar ya este ejemplar de Plantas & Bienestar. Nosotros estamos de su parte, y le damos las mejores opciones para solucionar de una vez por todas el problema.