Un grupo de investigadores ha conseguido trasplantar en ratones diabéticos injertos de piel cultivados con células madre capaces de secretar una hormona reguladora de la glucosa en sangre.

Para obtener estos injertos modificaron genéticamente las células madre de la piel de ratones recién nacidos, para que pudieran liberar de manera controlada la proteína GLP-1, encargada de estimular la producción de insulina. De este modo fueron capaces de revertir la resistencia a la insulina en el 80% de los casos, al regular durante cuatro meses los niveles de glucosa en sangre.

Según los investigadores, aunque los experimentos se han llevado a cabo con la intención de usarlo en personas con diabetes, aseguran que se podría seguir la misma estrategia con otras enfermedades metabólicas y genéticas, como por ejemplo la hemofilia.

 

Fuente: Jiping Yue, Xuewen Gou, Yuanyuan Li, Barton Wicksteed, Xiaoyang Wu: “Engineered Epidermal Progenitor Cells Can Correct Diet-Induced Obesity and Diabetes”. Cell Stem Cell. 20