Tanto si teme coger un resfriado, la gripe o una neumonía, ésta es la temporada idónea para forjarse unas defensas naturales a la altura de la coraza de un carro de combate.

El tema de cómo reforzar las defensas naturales (el denominado sistema inmunitario) ha sido insuficientemente estudiado en las facultades de Medicina.

Y, sin embargo, sin las defensas naturales estaríamos muertos. Ellas son las que permiten a nuestro cuerpo deshacerse rápidamente de los organismos microscópicos que intentan colonizarlo repetidamente: virus, bacterias, levaduras, priones…

Como la coraza de un blindado, los seres humanos disponemos de varias capas de defensa que nos protegen. Ciertas defensas son específicas para combatir determinados ataques, mientras que otras están hechas para resistirlo todo.

Un sistema de defensa “inteligente”

Nuestras defensas naturales son bastante más eficaces que los medicamentos, pues son un sistema “inteligente”.

Sin intervención alguna por nuestra parte, identifican al agresor, eligen las mejores armas para contraatacar y ponen en marcha toda una estrategia para hacernos recuperar nuestro buen estado de salud a la mayor brevedad. La mayoría de las veces, incluso logran destruir los microbios sin que nosotros siquiera lo notemos.

Sólo en contadas ocasiones padecemos fiebre, tos, inflamación, dolor de cabeza y agujetas, todos ellos signos de que se está librando una auténtica batalla en nuestro organismo.

¡Hay que aprovisionarse de munición!

Pero, como todo ejército que quiere ser eficaz, nuestro sistema inmunitario necesita munición. Esta munición son los aminoácidos, los antioxidantes, los minerales, las vitaminas y los oligoelementos, y todos proceden de la nutrición. Nuestro cuerpo los utiliza para fabricar las células y los transmisores del sistema inmunitario (denominados “antígenos”) encargados de destruir los cuerpos extraños.

Históricamente, los médicos se han sentido muy atraídos por la idea de descubrir cómo fortalecer el organismo para conseguir que esté mejor protegido.

Y sin embargo, aún en la actualidad, son pocas las personas que saben cómo fortalecer el sistema inmunitario. Nuestro sistema de salud se centra más bien en los medios de combatir las infecciones una vez que éstas se manifiestan (antibióticos, antivirales, antiinfecciosos, etc.).

Cuando no existían los medicamentos, no teníamos elección: ¡más valía prevenir, porque existía el riesgo de no poder curar!

Flora intestinal: la primera capa de blindaje

El intestino, que es extremadamente poroso y frágil, es una puerta de entrada por la que cantidad de microbios peligrosos pueden penetrar en nuestro organismo.

Para impedirlo, el intestino debe estar recubierto de bacterias protectoras que constituyen una primera capa de blindaje. Son los llamados “probióticos”, que tienen un efecto beneficioso para la salud y de los que podemos aprovisionarnos consumiendo alimentos con fibra.

Por lo general, el estilo de vida moderno (el estrés, la comida rápida y los medicamentos) son perjudiciales para la higiene de nuestro sistema digestivo.

Para limpiar el intestino, le recomiendo incorporar a su dieta las siguientes hierbas y especias: ajo, cebolla, jengibre, pimienta, cúrcuma, canela, clavo de olor y menta.

Como puede observar, son especias básicas que se utilizan para preparar cantidad de recetas exóticas. Su popularidad se explica no sólo por su sabor, sino también por sus propiedades antisépticas; es decir, para evitar las infecciones.

Para completar la limpieza, también pueden utilizarse numerosas plantas en tintura madre (dejándolas macerar en alcohol y agua) o tisanas:

  • Caléndula. Aplicada en compresas, es conocida por su capacidad para acelerar la curación de heridas. Y este efecto que tiene sobre la piel se hace también extensivo a las mucosas digestivas. Disminuye la inflamación de los intestinos, así como las úlceras localizadas desde la boca hasta el colon, pasando por el estómago y el duodeno (la primera parte del intestino delgado).
  • Equinácea. Pone en alerta al sistema inmunitario. Resulta especialmente eficaz en las infecciones del sistema respiratorio superior (garganta y senos), aunque su acción es igualmente eficaz en cualquier tipo de infección.
  • Mahonia aquifollium. La corteza de su raíz tiene propiedades beneficiosas para el tracto digestivo. Contiene alcaloides (berberina, berbamina y oxiacantina), conocidos por sus efectos antiinflamatorios y antibacterianos en el tratamiento de las infecciones. Añadir de 1 a 2 cucharadas de raíz seca y cortada, hacer una infusión y dejar reposar 10 minutos en 30 cl de agua a 90 °C. Beber la infusión antes de una comida copiosa.
  • Hidrastis. Calma las inflamaciones de las mucosas y detiene las infecciones gastrointestinales. Debe tomar de 500 mg a 1 g de raíz seca en polvo (en cápsulas), de 3 a 4 veces a la semana.
  • Raíz de malvavisco. Es la planta calmante por excelencia, indicada para todo tipo de irritaciones y procesos inflamatorios. Antiguamente se tenía la excelente costumbre de dar a masticar un trozo de raíz de malvavisco a los niños cuando les salían los dientes, pues calma la inflamación de las encías. Ingerido, su mucílago (es decir, la parte viscosa y de aspecto y textura gomosa que resulta de su disolución en agua) facilita la deposición de las heces.
  • Uva de oso o rastrera. Es un potente antiséptico urinario e intestinal, pues sus hojas son ricas en arbutina. Durante el tratamiento con rastrera se recomienda beber dos litros de agua al día.
  • Aquilea o milenrama. Se utiliza en infusión como cicatrizante para heridas leves. Formaba parte del kit de primeros auxilios del que iban provistos todos los soldados durante la Primera Guerra Mundial. (1)

Vitaminas: la segunda capa de blindaje

La vitamina A regula la producción y la actividad de los linfocitos T. Los linfocitos T pertenecen a la categoría de glóbulos blancos (leucocitos) y actúan destruyendo las células infectadas por virus, pero también las células cancerígenas.

Las autoridades sanitarias europeas, a pesar de ser extremadamente conservadoras y estar poco dispuestas a promover las soluciones naturales, reconocen el siguiente argumento sanitario: “la vitamina A contribuye al normal funcionamiento del sistema inmunitario”. (2)

Por su parte, la vitamina C es indispensable para las células encargadas de captar y destruir los microbios y para los linfocitos T. La encontramos en el kiwi, las bayas de acerola (también conocida como manzanita o semeruco), el pimiento y, por supuesto, en los cítricos (naranja, limón, mandarinas, etc.).

Y, por último, la reina de las vitaminas, la vitamina D. En 2009 se demostró que la vitamina D desempeña un papel esencial en la activación de la inmunidad y en la prevención de los resfriados y de la gripe. Incrementa la actividad de los macrófagos (esos glóbulos blancos que “digieren” las bacterias) y favorece la producción de péptidos antiinfecciosos y de citoquinas antiinflamatorias. (3)

Fuera de los meses de verano, no queda otra que tomarla en forma de complementos alimenticios (vitamina D3).

Para terminar, no podemos olvidar los oligoelementos: el zinc y el selenio también son necesarios para las células inmunitarias. El zinc está presente en las semillas de calabaza, y el selenio en las nueces de Brasil.

El sueño y la relajación: la tercera capa de blindaje

El sueño y la relajación contribuyen a la eficacia de nuestro sistema inmunitario. Unos investigadores americanos demostraron que el entorno social (el estrés, la ansiedad o la depresión) influye en la expresión de determinados genes de los glóbulos blancos; genes que intervienen en la activación del sistema inmunitario y en las respuestas pro y antiinflamatorias. (4)

Asimismo, un estudio realizado en 153 individuos adultos apunta a que quienes duermen poco (menos de siete horas de sueño por noche) presentan una probabilidad casi tres veces mayor de contraer un resfriado que aquellos afortunados que duermen más de ocho horas. (5)

¡Haga un pequeño esfuerzo en cada uno de estos puntos y disfrutará de un sistema inmunitario digno de un carro de combate!

Fuentes:

  1. Kathleen Stokker, Remedies and Rituals: Folk Medicine in Norway and the New Land, Minnesota Historical Society,‎ 2007, p. 223.
  2. EU Register on nutrition and health claims, EFSA, 2014. PDR for Nutritional Supplements, Thomson Healthcare, 2001. Directive 2008/100/CE du 28 octobre 2008.
  3. Adit Ginde et coll. Estatos Unidos (Journal of Geriatric Society 2009).
  4. “Genome Biol”, 2007.
  5. “Arch Intern Med.”, Jan 2009.

Si desea hacer un comentario sobre la importancia de convertir sus defensas naturales en un potente escudo protector, puede hacerlo dejando un comentario un poco más abajo.