El cáncer de mama se cuela a menudo en la actualidad. A veces por alguna buena noticia (como un avance en la investigación), pero muchas otras por la relevancia social de una nueva vida segada.

Cada 30 segundos, en algún lugar del mundo, muere una mujer de cáncer de mama. Y cada vez más joven, según las estadísticas. Ilusiones, proyectos, esperanzas y familias rotas, otra vez por esa maldita enfermedad.

Un lazo rosa pretende recordar el compromiso de toda la sociedad con esta enfermedad, pero el día que una mujer recibe ese diagnóstico (25.000 mujeres cada año en nuestro país), nada es rosa a su alrededor. Más bien es un volcán de emociones, miedo e incertidumbre.

Hoy en Tener S@lud queremos ser una mano tendida para todas las mujeres que acaban de recibir un diagnóstico de cáncer, o que luchan valientemente para plantarle cara. Y para quienes tienen antecedentes familiares y temen que la historia se repita en ellas o en sus hijas.

Por eso le animamos a descargarse y guardar la guía que hoy le hemos preparado, que incluye todos los tratamientos a base de plantas que han demostrado su eficacia para complementar, acompañar y paliar el sufrimiento que acompaña al cáncer de mama en cada etapa de la enfermedad, desde el diagnóstico pasando por las pruebas, el postoperatorio, la quimioterapia o la radioterapia, y también para prevenirlo. Y son tratamientos inocuos, compatibles con todos los procedimientos y pruebas a los que va a tener que someterse una mujer cuando inicia este camino vital.

La guía la ha preparado la Dra. Arnal, obstetra, ginecóloga y fitoterapeuta que lleva más de 20 años desempeñando su labor profesional con mujeres víctimas de este tipo de cáncer. Conoce bien sus temores, pero sobre todo sabe muy bien cómo puede ayudarlas, combinando los descubrimientos científicos más recientes con el saber milenario de la aromaterapia y la fitoterapia.

Guarde bien esta guía, y también compártala libremente con las mujeres de su entorno, pues los conocimientos que atesora son enormemente valiosos. Por eso es tan importante ponerlos a disposición del mayor número de mujeres, la mayoría de las cuales transitan por todas las fases de la enfermedad sin saber cuánto bien pueden hacerles las plantas y los remedios naturales.

El cáncer de mama no sólo es rosa, sino también verde; el color de la esperanza y del inmenso poder de las plantas.