Los hombres que tienen niveles bajos de testosterona podrían aumentarla gracias a un complemento de vitamina D, ya que ésta incrementa los niveles de estradiol, un componente imprescindible de la testosterona. Esto convierte a la vitamina D en un excelente acompañamiento para los tratamientos de parejas que deseen tener hijos, pero también para los centrados en el síndrome de ovario poliquístico.

Esto ocurre porque la vitamina D está involucrada en la generación y maduración de los espermatozoides, así como en la maduración de los óvulos y en el revestimiento del útero cuando se está preparando para comenzar la gestación. También es responsable de la producción de estrógeno y testosterona, tanto en hombres como en mujeres.

Para demostrar la eficacia de la vitamina D a este respecto, se reunieron dos grupos de hombres que tenían una edad media de 39 años. Un grupo recibió 20000 UI de colecalciferol (vitamina D3) durante 12 semanas, mientras que el segundo grupo de participantes tomó un placebo. Se midieron los niveles de testosterona tanto al inicio como al final del tratamiento.

Se confirmó así que esta suplementación ayudaba a disminuir la SHBG (Sex Hormone Binding Globulin, por sus siglas en inglés), un tipo de globulina fijadora de hormonas sexuales, lo que permite una mayor biodisponibilidad de la testosterona. Además, también aumentaba los niveles de testosterona libre, que resultan beneficiosos para los problemas de hipogonadismo y la fertilidad en los hombres que padecen este trastorno.

Fuente: Lerchbaum, a. Gurlek, and M. A. McLaughlin: “Vitamin D Supplements May Raise Sex Hormone Levels in Men”. European Congress of Endocrinology 2017. May 2017. Lisbon, Portugal.