Dudaba si poner el título que acaba de leer al texto de hoy, pues soy consciente de que es chocante y que puede asustar a aquellas personas que se están tratando el colesterol con esos fármacos. La sugerencia de cambiar de médico no es mía, sino del doctor Michel de Lorgeril y del profesor Philippe Even, auténticos expertos en la materia. Y no pueden ser más claras ni resumir mejor su postura frente a las estatinas.

Por otra parte, también es esta la postura que mantenemos en Tener S@lud respecto a las estatinas; creemos que son medicamentos ineficaces, inútiles y tóxicos. Así que, ¿por qué no ir con la verdad por delante?

Desde luego, si usted toma estatinas, haría bien en asustarse… mucho más que del simple hecho de tener alto el colesterol.

Las estatinas son la gran mentira en el campo de la salud… y también el gran negocio; un pingüe negocio para las farmacéuticas que las fabrican y también para los laboratorios de análisis, por los continuos controles a los que se someten los pacientes.

Las estatinas no sólo son ineficaces para reducir la mortalidad cardiovascular que se asocia tradicionalmente al colesterol, sino que, sobre todo, son tóxicas.

Actualmente ya no quedan dudas al respecto, puesto que los últimos estudios científicos señalan que los medicamentos para el colesterol podrían aumentar el riesgo de:

  • Hemorragia cerebral, tal como lo indican varios estudios desde mediados de los años 2000. Tener el colesterol bajo (o rebajado por un medicamento) aumenta el riesgo de ACV (accidente cerebrovascular), un accidente dramático que le puede dejar parapléjico y matarle.
  • Cáncer; ensayos clínicos han demostrado un aumento de los casos de cáncer, en particular de mama, entre quienes recibían estatinas respecto a quienes recibían un placebo.
  • Declive cognitivo ligado a la edad, lo que, dicho de otro modo, implica sufrir demencia senil o alzhéimer antes de tiempo.
  • Diabetes (con un incremento del riesgo de hasta el 70% después de la menopausia). Y si no es directamente diabetes, las estatinas aumentan el síndrome de resistencia a la insulina, también llamado prediabetes.
  • Ceguera.
  • Trastornos sexuales para ambos sexos y, principalmente, el riesgo de impotencia en los hombres.
  • Problemas renales de forma proporcional a las dosis de estatinas.
  • Problemas en los músculos, los tendones y los ligamentos; los expertos hablan de una reducción de más del 50% en la capacidad de hacer ejercicio físico.
  • Desarrollar patologías articulares inflamatorias. (1)

Por lo tanto, si usted toma medicamentos contra el colesterol, está claro que debería reconsiderarlo.

Es evidente que necesitará hablarlo con su médico… al menos por cortesía; pero en cuanto se dejan de tomar estatinas uno se encuentra mucho mejor”, asegura el Dr. de Lorgeril.

Y no habla por hablar.

El Dr. De Lorgeril es investigador del Centre National de la Recherche Scientifique (CNRS) de Francia, experto internacional en cardiología y nutrición y miembro de la Sociedad Europea de Cardiología. Sus trabajos sobre las enfermedades cardiovasculares y los efectos protectores de la dieta mediterránea han sido reconocidos a nivel mundial.

Si usted es uno de las casi siete millones de personas que en España toman medicamentos para el colesterol, le aseguro que vale la pena que escuche lo que De Lorgeril tiene que decirle. Y también el profesor Even, quien fue vicepresidente de la Universidad París V y decano de la Facultad de Medicina Necker, también en París, y hoy es una de las voces más críticas contra los abusos de la industria farmacéutica.

Ambos protagonizan una entrevista completamente reveladora que puede encontrar en el número de junio de Salud AlterNatura. Le sugiero que la lea a fondo, la subraye y vaya con ella en la mano a hablar con su médico. Porque en ella encontrará información tan significativa como la siguiente:

  • Desmontando mentiras: por qué el colesterol no es ninguna enfermedad (salvo que se trate de hipercolesterolemia familiar, un caso muy poco frecuente en el que además el peligro son las lipoproteínas, no la síntesis del colesterol). El colesterol tampoco contribuye a taponar las arterias ni aumenta el riesgo de infarto ni accidente cardiovascular.
  • Por qué usted no debería tomar estatinas, ni siquiera aunque ya haya sufrido un infarto o tenga el corazón dañado.
  • Lo que ocurre en su organismo si usted tiene el colesterol elevado y le recetan estatinas para reducirlo: una “ópera” en tres actos (2 ó 3 años después de comenzar el tratamiento, 5 ó 6 años después y tras llevar 8 ó 10 años tomándolas).
  • Qué debe plantearle a su médico sobre las estatinas.

En definitiva, esta entrevista exclusiva le permitirá entender la gran falacia de las estatinas y el increíble negocio que supone para las compañías farmacéuticas (en los últimos 20 años les han reportado ¡300.000 millones de dólares!).

Y, sobre todo, le hará disponer de los argumentos necesarios para ser crítico respecto a su propio tratamiento. Piense que la decisión de tratar o no el colesterol alto con estatinas debe tomarse entre el médico y el paciente. Después de leer lo que el doctor Michel de Lorgeril y el profesor Philippe Even tienen que decirle, comprenderá perfectamente por qué debe dejar de tomar estatinas… ¡ya!

Y si usted no tiene el colesterol alto y nunca le han recetado estatinas seguro que tiene algún familiar cercano que se encuentra en esta situación y al que esta información le será de gran ayuda.

La verdad sobre las estatinas, nuestro regalo para usted

Esta entrevista, como le he dicho, está en el número de junio de Salud AlterNatura. Queremos que usted cuente con esta información, decisiva para su salud. Así que, si se suscribe ahora a Salud AlterNatura, empezará su suscripción anual con el número de julio, y este número de junio, que le permitirá liberarse de las tóxicas estatinas para siempre… ¡se lo regalamos!

Salud AlterNatura es una nueva e increíble publicación mensual sobre bienestar y soluciones alternativas de salud. Quienes ya la reciben están entusiasmados con su contenido. Estamos seguros de que a usted también le va a encantar y, sobre todo, hará muchísimo por su salud y la de los suyos.

Aproveche ahora para suscribirse y recibirá completamente gratis el número de junio. Pídalo en este enlace.