La apnea del sueño es una enfermedad respiratoria caracterizada por la interrupción de la respiración mientras se duerme, y que puede durar desde varios segundos hasta más de un minuto en los casos más extremos y graves. Ahora se ha descubierto que esta patología es un factor de riesgo cardiometabólico que puede generar, entre otras cosas, un aumento del colesterol.

Esto ocurre porque la apnea provoca cambios en los gustos alimentarios, mostrando la persona que la padece una mayor tendencia a consumir grasas e hidratos de carbono. Por tanto, la obesidad es una de las principales consecuencias de la apnea del sueño, hasta el punto de que entre el 60 y 70% de las personas que sufren esta patología son obesas.

También se ha confirmado que la apnea afecta al sistema cardiovascular, así como a la hipertensión sistémica y pulmonar, ocasionando un mayor riesgo de alteraciones metabólicas, como puede ser la resistencia a la insulina.

Fuente: Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR): “La apnea obstructiva del sueño provoca alteraciones en el metabolismo”. Junio 2017.