El 7% de los españoles interrumpe su descanso por la noche para consultar el móvil, según una encuesta, que confirma también el uso generalizado de los dispositivos electrónicos (móviles, tablets, ordenadores…) durante las horas previas al sueño y en todas las franjas de edad.

La necesidad de consultar el móvil en mitad de la noche constata la cada vez mayor dependencia que se tiene a estos dispositivos, especialmente entre las mujeres (el 62% de las encuestadas señaló que sí interrumpían su sueño para consultar el móvil, mientras que ellos lo hacían en el 38% de los casos).

Esta práctica supone un grave inconveniente a la hora de conciliar el sueño, ya que la luz que emiten estos dispositivos engaña al cerebro, haciéndole creer que es de día. En consecuencia, el cerebro retrasa o incluso impide la secreción de la melatonina, que es la hormona que controla el ciclo diario del sueño.

Ello hace que tardemos más en dormirnos y que, una vez conseguido, nos despertemos más veces a lo largo de la noche, además de tener un sueño de peor calidad.

A esto se añade la concentración que exige el estar pendiente del dispositivo electrónico, lo que obliga al cerebro a estar activo en unas horas en las que debería estar relajado, lo que finalmente impide desconectar de las actividades diarias y, en consecuencia, que no se llegue a descansar en condiciones.

Por ello se recomienda apagar el móvil o tenerlo directamente fuera de la habitación. Una práctica que sólo seguía el 44% de los encuestados.

Fuente: Unidad del Sueño de Clínica HLA Vistahermosa.