Una suplementación de antioxidantes contribuiría a disminuir el dolor en los pacientes de pancreatitis crónica. Se ha llegado a esta conclusión al comprobar que, si en la pancreatitis crónica son los radicales libres los responsables del dolor, este proceso puede ser reversible gracias a la administración de antioxidantes.

En la pancreatitis tiene lugar una inflamación del páncreas, que puede ser repentina, progresiva o de tipo crónico. En este último caso el órgano queda dañado de manera permanente, lo que conlleva una alteración de la digestión de los alimentos y un aumento de los niveles de azúcar en sangre. Como consecuencia los pacientes sufren un constante dolor abdominal.

La administración de complementos antioxidantes no sólo ayudaría a que los enfermos sufrieran menos dolor, sino que también les permitiría reducir la ingesta de analgésicos orales y las hospitalizaciones.

Por otro lado, los complementos antioxidantes también jugarían un papel destacado en el propio control de la enfermedad.

 

Fuente: LXXVI Congreso Anual del Comité de Investigación de la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD)