Productos empleados en la cosmética del cabello, como son las cremas alisadoras o los tintes de tonos oscuros, podrían duplicar el riesgo de desarrollar un cáncer de mama. Pero en estas probabilidades también interviene el factor de la raza.

Para obtener estos resultados se realizaron encuestas entre los años 2002 y 2008 a 4.285 mujeres de Nueva York y Nueva Jersey que habían sido diagnosticadas con cáncer de mama. Se les preguntó en concreto si usaban tintes permanentes para el cabello al menos dos veces al año, o tratamientos para el alisado del pelo al menos una vez al año.

Se constató así que las mujeres afroamericanas que se teñían el pelo con tinte oscuro tenían un 51% más de probabilidades de desarrollar un cáncer de mama con respecto a las que no, mientras que las mujeres blancas que usaban productos para alisarse el pelo tenían un 74% más de probabilidades de desarrollar esta enfermedad.

Y estos riesgos tienen carácter acumulativo, hasta el punto de que las mujeres caucásicas que usan productos para alisarse el pelo y además se tiñen regularmente el pelo con tonos oscuros tienen el doble de riesgo de sufrir cáncer de mama con respecto a las que no usan ninguno de estos productos.

Fuente: Llanos AAM, Rabkin A, Bandera EV, Zirpoli G, Gonzalez BD, Xing CY, Qin B, Lin Y, Hong CC, Demissie K and Ambrosone CB. “Hair product use and breast cancer risk among African American and White women”. Carcinogénesis. Junio 2017