El 5,1% de los españoles entre 16 y 65 años es adicto al móvil, mientras que está en riesgo de serlo el 15,4% de los usuarios de estos dispositivos. Estas son las conclusiones obtenidas por un estudio que ha demostrado que la adicción al móvil es equiparable, en cuanto a la conducta del afectado, a la que se observa en otras adicciones como el alcohol, el tabaco o diversas drogas.

Aunque se trata de una adicción que sufre un porcentaje muy bajo de la población, los investigadores aseguran que el problema existe y que la única manera de prevenirlo es ser consciente de si se está en riesgo de convertirse en un adicto. Para ello han diseñado la Escala de Craving de Adicción al Móvil (ECAM), que consta de ocho hipotéticas situaciones en las que una persona no podría utilizar el móvil y en las que se mide, en una escala de 1 a 10, el grado de inquietud y ansiedad que le generaría saber que no puede usarlo. Por ejemplo, si se hubiera quedado sin batería o cobertura, o no pudiera usar el dispositivo en momentos concretos.

En caso de adicción al móvil, uno de los principales síntomas es el que surge cuando esa persona no es capaz de controlar su propia conducta. Y los efectos son muy parecidos a los que sufren otros adictos al alcohol o las drogas: ansiedad, irritabilidad, agresividad, inquietud, desasosiego y en algunos casos sudoración. Si se da esa situación, hay que acudir a un psicoterapeuta para tratar su adición de manera inmediata.

Puede acceder a la ECAM para medir el nivel de adicción al móvil a través de este enlace: http://journal.frontiersin.org/article/10.3389/fpsyt.2017.00090/full#supplementary-material.

 

Fuente: De-Sola J, Talledo H, Rubio G, de Fonseca FR: “Development of a Mobile Phone addiction Craving Scale and its Validation in a Spanish Adult Population”. Frontiers in Psychiatry. 2017